martes, 29 de junio de 2010

Nos


Óyeme fundir futuro en tus encías,

renacuaja,

túmbate a la sombra de mi pánico

a cruzar la carretera

sin nadie que me espere al otro lado.

Sin nadie que sonría

aunque las flores maten al fotógrafo

con su olor a platos sucios.

Sin nadie que elimine

la posibilidad de morir

inadvertidamente,

inútilmente,

como cruje un tablón en el pasillo.



Acaríciame

con la luz brillante

que hunde tus pestañas

y te resguarda

interrumpida

donde nunca llega hoy

a ser mañana

cuando se pone el sol sobre las tejas

y quema las bisagras de los días

sin que quepa ni un rayo entre nosotros.

[H&C]


Tal vez te arañe el corazón... no hay más motivo ni razón que me acordé de ti.


http://www.youtube.com/watch?v=8RqMbpTw-bQ

4 comentarios:

koveri dijo...

He llegado aquí de casualidad y me encanta todo lo que acabo de leer, es un placer encontrar cosas tan bonitas sin haberlas buscado.
Felicidades por el blog

El Traste Nº 27 dijo...

Bello... muy bello. Me encanta lo de "tumbate a la sombra de mi pánico"

Jezabel dijo...

Qué decirte,
flipo.

Besos

Punto cuadrado dijo...

Sin que quepa ni un rayo entre nosotros.


(Si vuelvo a discutir sobre incoherencias te dejo que me tapes la boca) Que tenemos que ir hacia adelante, querido.

Me da por pensar que nací cangrejo. No sólo por ir hacia atrás, sino porque te quito el aire del pecho si me besas.