jueves, 22 de enero de 2009

Tú decides lo que eres... yo... decido lo que no soy


Antes de que el fausto de la hoguera
dejara este sabor a piel sin carne,
antes de que el mundo se obstruyera
teníamos una parte.
Era pequeña y firme como un punto
inmóvil en la inmensa cercanía,
rubor que palidece en el conjunto,
indulto
donde besan las avispas.
Ahora es sólo aquel poblado
que herido corretea en el paisaje,
las flechas del rocío en el costado,
insaciablemente iguales.
Laguna de sedosas pretensiones,
tu alcoba incendia trenzas encalladas.
Estatuas sin mirar. Nuestras canciones
mendigan otras palabras.
Zamora no se inmuta cuando cruza
un niño en patinete por su cara,
un puñal nocturno, una lechuza
con lágrimas en las alas.

Ayer es la derrota de mañana.

Pero ayer ese verso no existía.
La vida
no iba en serio cuando entramos.
La seriedad es vaga mi avería.
Hoy se ahogan los pájaros volando.

El aire, quebradizo como todo
lo que ha de perdurar por lo que falta
envuelve nuestro súbito recodo.
Vértigo de sombra larga.
La miel es áspera en los nidos
la lluvia que resbala por tu miedo,
sacude las espaldas del camino.
Vuela el tiempo.

Nos deja la partida del espectro
el caos de la sonrisa en las paredes.
Vuelven a ladrar los crisantemos.
Caminan. Y no vienen.

Adiós petrificado en un segundo...
extenso como el árbol del secreto...
nuestra parte del mundo...
todo cuando nada es nuestro.

Nuestra parte del mundo crepitaba
como hacen las caricias en los dedos.

Nuestra parte del mundo era sombría,
pero de línea altiva y ondulada.
Existen esqueletos que iluminan
una habitación en cada cama.

Guarda.

Guarda tu parte del mundo porque nada
se rompe mientras laten sus reflejos.
Cuando preceda el tiempo a la mañana
y estalle en inminentes aleteos
y tu rostro amenace las espadas
y el náufrago acreciente los desiertos,
cuando la tinta asole nuestros libros
y el puente se derribe sobre el eco,
esposen los jardines sus sonidos,
despliegue sus telares el misterio,
taladren los zapatos tus pisadas,
cuando no falte nada en el vacío,
desfile una estación de carcajadas,
respires el betún del desafío,
entonces,
entonces... te hará falta.

[H&C]

Te escribo ahora... que la batalla se perdió... tantas cosas que contarte... pero ya se pone el sol

Quisiera tener tiempo de decir que los días a tu lado me hicieron muy feliz... del pasado me olvidé... pero llamo a la puerta... y tú te fuiste con él.
Y perdóname.

Sabía que no iba a regresar.

Pero coño, entiéndeme... eras un sueño en realidad.




















Laura tiene 16 años. Si Laura sonríe... vas a quedarte atrapado...^^

Y si ella quiere, los demás usan sus fotos xD



Porque para esta sed el agua está vacía,
vacía está el agua para mi corazón sediento.

4 comentarios:

Adorador Profetico dijo...

SIEMPRE DISFRUTO LEER POESIAS
PERO POCAS LOGRAN TRANSPORTARME AUN MUNDO IGUAL A ESTE DONDE ATRAVEZ DE LA ESCRITURA PUEDO VER UNA SITUACION OBEJETIVA DE LA VIDA DE MANERA DISTINTA
SALUDOS

[H/C]--(S) dijo...

A mi me gusta.. pierdo el ritmo con las palabras sueltas...

Pero es bonita de cojones.. a mi la estrofa de Zamora es la que mas me gusta.. me pone melancolico ^^


A ver si hablamos hideputa.. que desde que duermes me dejas a solas con Patry y sabes que yo solo no puedo con ella xD ^^


Ya nos vemos.. eres dios

(S)

ermitaño dijo...

"El mañana es la victoria del ayer" se me vino esto a la mente cuando lei " ...ayer es la derrota de mañana..." y empece a delirar sobre el tiempo jajaja. En fin sobre mis verdades johnista, en un futuro cercano las pondre nuevamente. Es una larga historia... sin embargo las pondre.

Punto cuadrado dijo...

Jajajaja... (S), ¿que no puedes conmigo? Me lo tomaré como un cumplido^^


...No te lo he dicho, H&C, pero aunq haya veces que me pierda en estos versos y que no me entere de la mitad, me has hecho llorar un poquito. Eso es un privilegio que me conceden pocos ^^


Veinte mil besos para cada uno!