viernes, 30 de enero de 2009

Y soy como Dios, que nunca reza...


Surgimos de un secreto incandescente
buscando en la luz líquida de un faro
la escasa pelambrera del amparo,
coartada de un refugio indiferente.
Así nos encogimos ampliamente
en la tímida grieta del reparo.
El eco del susurro de un disparo
repica en un silencio que nos miente.
Tuvimos ocasión de respirarnos,
sumir los pies desnudos en la vena
dorada de sabernos tan pequeños...
y todo lo que hicimos fue calzarnos
dos botas que socavan en la arena
la danza aturdidora de los sueños.

[H&C]

Te escribo desde un área de servicio dónde sólo me ofrecen gasolina.
Puedes llamarme a cobro revertido... desde la caracola de la esquina.








Marina me dijo una vez que sólo recordamos aquello que nunca hemos vivido^^


Ayúdame a decirte que...
palabras.

3 comentarios:

[H/C]--(S) dijo...

Menuda pasada de poesía...

para ser comercial le falta un buen estribillo... pero hay que tocarla majo... xDD


Ya nos vemos perro... a mi me ha gustado un monton...

(S)

Alas.rotas dijo...

Hola muchachotes, vosotros como siempre, fuertes y profundos, como se nota la sabia joven, animo sois demasiado. Un saludo “El Profeta”

suulka dijo...

sin palabras , me ha encantado . saludos